Escrito por

Rainbow Six Vegas 2, review, parte 1

Dicen que un buen jugador sabe cuando su suerte está a punto de cambiar. Con eso en mente, Rainbow Six debía haber haber cambiado sus fichas por dinero y abandonar Las Vegas luego de la primer versión.

thjethkm.jpg

Logan Keller y su brigada de operaciones visitaron el Casino de Dante, Fremont Street, Vertigo Spire y Nevada en la primer entrega de Rainbow Six Vegas. Entonces… ¿Por qué volver allí?

Como primera impresión, Rainbow Six Vegas 2 podría perfectamente ser un prólogo, o una segunda parte ya que nunca visitas lugares de la ciudad a las cuales acudiste en la primer entrega. Ese es el primer problema que tenemos con el Vegas 2. Hasta el quinto nivel no vemos ni una luz de neon , ni un suspiro de una máquina traga monedas.

Solo viajes interminables a través de depósitos y edificaciones. Por supuesto que son depósitos que se ven muy bien logrados, y lo mismo sucede con los edificios, pero podrían pertenecer a cualquier parte del mundo.

Es algo equivocado, a mi parecer, que el desarrollador llame Las Vegas a un juego donde las escenas de combate nos recuerdan al Call Of Duty 4. Lo más notable es que cuando nos encontramos frente a una escena de tiroteo puertas adentro, Vegas 2 triunfa por sobre el Call Of Duty 4 gracias a su excelente mecánica de escondite.

Solo presiona “o” y nuestro personaje “Bishop” se escoderá creando un efecto de cámara que nos presentará la escena en tercera persona para que podamos obtener una mejor visión de qué es lo que sucede alrededor, además de brindarnos una amplia gama de opciones.

Podrás dictarle órdenes a tu escuadrón, dejar una descarga de fuego ciego para así matar a terroristas además de poder salir de tu escondite para llevar a cabo el tiro perfecto para luego volver a él. También existen momentos en el juego que son más satisfactorios que salir de atrás de una puerta para matar a uno de los miles de hombres malos que existen en el juego…

(Esta nota continúa en la parte 2″)

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos